Ropa náutica probada por quien vive el mar en su propia piel.

Quien elige la ropa náutica Slam sabe que lleva el mar dentro. Prendas saladas, iconos que forman parte de la historia náutica y que saben evolucionar con esta.

Además de desarrollar la investigación científica sobre los tejidos y sobre las técnicas de unión, probamos las prendas con los atletas. Son ellos los que se mojan y los que nos saben decir por dónde es mejor que salga el agua, si la manga permite movimientos extremos, si el corte en la espalda favorece la evacuación, si el refuerzo es resistente pero también suave.

Los detalles son un punto de fuerza de nuestras colecciones, se notan en los encintados, en el acceso a los bolsillos, en el acabado de las mangas, en costuras que no dejen penetrar el agua, en los tres estratos que confieren el aislamiento necesario, siendo al mismo tiempo cómodas y de alto rendimiento.

Son prendas probadas por quien vive el mar en su propia piel. O –mejor- que quiere evitar vivirlo «demasiado» en su propia piel. Sus observaciones forman parte de nuestro trabajo y nos ayudan a realizar la colección hasta en los más pequeños detalles.
Ropa náutica probada por quien vive el mar en su propia piel.
Ropa náutica probada por quien vive el mar en su propia piel.
Matteo Capurro es uno de nuestros atletas olímpicos que precisamente en estos días ha probado el neopreno en el CICO de Génova, el Campeonato Italiano de Clases Olímpicas 2018. Cuando Matteo da su visto bueno, podemos decir que hemos alcanzado (casi) la perfección.

La estética va de la mano de la tecnología y Slam ha innovado y revolucionado este mundo. Con tejidos técnicos , pero también con cortes y estilos originales. También esto es cuestión de entrenamiento.

Las prendas Slam son muy queridas por las mujeres. Como Alice Linussi, una de nuestras mejores atletas olímpicas, que adora los detalles en la ropa técnica: el tejido mecánico elástico, el ripstop, las costuras engomadas…

La vida en el mar para estos atletas no es fácil, además de las pruebas físicas, deben superar también las adversidades climáticas. Una costura bien hecha puede impedir el paso de aire y agua y, así, marcar la diferencia.

La meticulosidad de los atletas, junto a nuestra preparación, nos permite encontrar siempre una solución innovadora y seguir trabajando en la prenda implicando a quien la lleva cotidianamente.

No perdemos de vista la feminidad, porque las cuotas rosa en la vela no son pocas, como nos recuerda Alice Linussi. A veces se tiende a pensar que la feminidad y la comodidad no pueden competir juntas. Nada más lejos de la realidad. A menudo es difícil transmitir a quien lleva las prendas Slam todas sus particularidades. Pero después los resultados hablan por sí mismos.

Nuestros atletas están de acuerdo con nosotros en la profesionalidad y las altas prestaciones de nuestras líneas de ropa técnica.

Aunque Alice nos pide un esfuerzo más: una línea femenina en el neopreno. Pero tranquila, Alice, ¡estamos trabajando en ello!