El polo deportivo,
híbrido pero eterno...

El polo deportivo,<br>híbrido pero eterno...

El icónico polo deportivo es una prenda híbrida ante todo. ¿Quién hubiese apostado inicialmente por una mezcla improbable, básicamente una camiseta con cuello, dos o tres botones y a veces un bolsillo en el pecho? ¿Quién hubiese imaginado que entraría en el armario de tod@s y permanecería en las pasarelas más prestigiosas una temporada tras otra? 

Odiado o adulado, hoy en día se le reconoce la informalidad de la camiseta y la elegancia de la camisa. Ha sido rechazado a menudo por ser "demasiado algo" - demasiado pijo de colegio privado, demasiado bling-bling de Puerto Banús o incluso demasiado cutre en ciertas épocas, cuando la moda no se inspiraba todavía del estilo street o sporty. Es cierto que no le favoreció mucho la tendencia de los logos XXL en los años 2000 (!) pero ha sobrevivido sin mancha ninguna en la imagen y desde entonces ha retomado el camino de los diseños más sobrios; en esta era actual del minimalismo, se hace discreto (ni siquiera el James Bond de Daniel Craig lo negaría luciendo su polo deportivo de hombre sumamente sencillo y chic, sin ningún tipo de logotipo visible…).

¿Pero a ver, de donde nos ha venido este OVNI?

El polo de deporte: ¡una prenda inicialmente elitista!

Saca su nombre del famoso deporte ecuestre epónimo. Cuando el estado de Manipur (India) era protectorado británico en el siglo XIX, los soldados de Su Majestad practicaban el polo vestidos de una camisa gruesa de algodón de manga larga, un atuendo que no era de lo más cómodo y de cuál decidieron abotonar el cuello en sus extremos para evitar que se agitase mientras galopaban. De regreso a Inglaterra, se llevaron tanto el deporte como la indumentaria… y poco tiempo después, el americano John E. Brooks viajó a Inglaterra y replicó ese cuello en el mítico Original Polo Shirt de Brooks Brothers.

Pero es del lado del tenis donde encontramos el origen del polo deportivo tal y como la conocemos. Los tenistas también llevaban un dress code estatutario, elegante pero incómodo, hasta principios del siglo XX cuando la disciplina se volvió más democrática y Jean-René Lacoste, número 1 mundial, innovó para liberarse. En 1926, ganó el US Open y llamó la atención con su polo de diseño revolucionario: de manga corta (para no tener que levantarla constantemente), en piqué (un tejido más transpirable y duradero), con cuello abotonado sin almidonar (fácil de abrir y levantar para protegerse del sol) y con el faldón trasero más largo que el delantero para que no se saliera del pantalón. Esta "camiseta Lacoste", luego comercializada a gran escala con el famoso cocodrilo bordado, lo cambió todo. Fue el éxito popular internacional que conocemos y también la primera pieza de ropa específicamente deportiva en tener una marca "publicitaria" tan visible y potente.

De hecho este polo de deporte no solo lo adoptaron los tenistas profesionales sino también los jugadores de polo y rugby, los golfistas, los regatistas (desde entonces hace parte integrante de los básicos de la ropa náutica); y por supuesto el gran público.

Finalmente en los años 50 y 60, Fred Perry - otro tenista - lo versionó para deleite de los jóvenes y del movimiento "Mods" en Inglaterra, aportándole el aire moderno y asequible que le faltaba; y en EE.UU, el presidente-golfista Eisenhower hizo de aquello un símbolo último del deportista perfecto como si de nada, antes de que Ralph Lauren se lo apropie literalmente.

¿Cómo llevar un polo deportivo hoy en día?


El polo deportivo de manga larga - o corta, para l@s que quieren aprovechar para darle a la pelota en su momento libre... - sigue siendo una de las prendas más versatiles de nuestro armario. Es el punto intermedio ideal para muchas ocasiones - excepto en un contexto ultra-formal, obviamente - que nunca se ve descuidado. Combina con varios estilos sin chocar a nadie por el camino.

¿Cómo llevarlo? Con un outfit clásico - aunque no aburrido, no demasiado simplista… - con unos vaqueros rectos por ejemplo y un chaqueta de corte deportivo tipo Harrington. También puede funcionar en ruptura, con traje y un par de zapatillas. No te cortes: si hay calidad y gusto tanto en diseño como en materia, la combinación resultará muy interesante. En Slam, encontrarás tu polo de deporte ideal sea para hombre o mujer

Casual chic para siempre ;-)